El país vecino, un gran desconocido. Día 4

8:30 y salimos de las Gargantas del Dades, dirección Er-Rachidia una zona de pistas nos sorprende, hay muchas obras por la zona del Alto Atlas. No cesan los controles de velocidad, se ha convertido en algo típico de aquí -jejeje–al vernos llegar, nos saludan y nos dan paso (antes de venir me hablaron de que la policía aquí era muy corrupta, que pedían soborno, no es cierto).

Seguimos en el Alto Atlas, seguimos subiendo, arriba del todo me he quedado impresionado, inmensas llanuras, con cabañas de pastores nómadas, ovejas lanudas y algún lago que otro, en el borde de la carretera hay balizas, aquí tiene que nevar bastante o eso pienso yo. En un pequeño puesto ambulante compramos un poco de pan y unas manzanas para comer.
Paco nos lleva a los bosques de cedros en Azrou donde hay unos habitantes muy simpáticos, los monos, al vernos salen a nuestra búsqueda porque saben que traemos comida, para eso compramos las manzanas, para dárselas a los monos. Hoy toca pasar la noche aquí, en Azrou, en una casa en mitad de los manzanos. La casa es regentada por una mujer de unos 50 años muy simpática que hace que durante nuestra estancia no nos falte de nada, incluso tiene alguna cerveza fresca para nosotros, después de varios días sin probar el alcohol, ya apetece.

En la terraza tiene una especie de hamacas que es donde matamos el tiempo charlando antes de irnos a la cama.

64445652_10219888064452563_7860370135473717248_o

El país vecino, un gran desconocido. Día 3.

Las 8 de la mañana, ya hemos desayunado y comenzamos el día. Nada más salir lo primero será buscar una gasolinera para lavar las motos, después de quedar arrancados ayer en las dunas están llenas de arena.
Volvemos a las rectas interminables con desierto a los lados, aunque de vez en cuando nos aparece algún oasis repleto de palmeras verdes y un río de agua cristalina, parece sacado de un cuento.


En el Alto Atlas y a través de una carretera estrechita tras una curva a derechas entre dos paredes de repente se abre la tierra y ahí está, la Garganta del Todra, durante unos minutos me quedo sin palabras, es más impresionante de lo que me habían contado, como esto tan enorme podía estar aquí tan escondido, (me preguntaba). Unas paredes gigantes y abajo un río de agua cristalina cerca de un estrecho camino, donde circulaban, cientos de turistas, coches, autobuses y grupos de motos, incluso coincidimos con un grupo de paisanos un grupo de “Granainos” que incluso iba un conocido, que pequeño es el mundo.
Paramos a tomar la foto de rigor y decidimos subir más arriba, salir de la garganta y llegar hasta un pequeño hotel al borde del río, el acceso al bar es complicado pero la tranquilidad y las vistas que hay desde allí, merece la pena. El tiempo ha pasado volando entre charla, continuamos el camino hacia abajo para salir de la garganta.


Unos kilómetros más adelante presenciamos un accidente, uno de los integrantes de un grupo de españoles pierde el control en una curva y cae por el terraplén, la caída a sido aparatosa, incluso ha roto el depósito de la gasolina y se ha salido toda, el piloto está bien, algún rasguño pero nada grave. Ayudamos a levantarlo y continuamos.
Al filo de la carretera a tan sólo 2 kms de las Gargantas del Dades pasaremos la noche en un albergue, paramos a dejar el equipaje, vemos que la habitación no tiene mala pinta, decidimos subir al puerto del Dades, un puerto con cierta similitud al Stelvio por sus curvas cerradas, pero bastante más corto que el Stelvio. Arriba sopla mucho el viento, llega a ser molesto, tomamos un delicioso café con canela, hacemos unas fotos y volvemos al albergue. Una ducha y a descansar un poco. Fuera empieza la lluvia, minutos antes hacia un sol que quemaba y ahora diluvia. Nos resguardamos en el albergue y hacer hora para la cena, sentimos ruido, es un autobús con turistas, el albergue ha quedado lleno de turistas de todas las nacionalidades entre ellos una pareja de españoles con su niña.


Cruzando al otro lado de la carretera hay varios restaurantes, elegimos uno y entramos a cenar, estamos solos, el dueño, camarero y cocinero (hace de todo el hombre) del restaurante nos dice que puede cocinar lo que queremos, añoramos las patatas fritas jejejeje estaría bien unas patatas con brochetas de pollo. Deliciosa la cena, ahora toca irse a dormir.

El país vecino, un gran desconocido. Día 2.

Es hora de levantarse.
Nos preparan un magnífico desayuno, pan de pita, mermelada natural, zumo de naranja y té o como lo llaman graciosamente aquí “WISKI BEREBER”, nos vamos a buscar nuestras motos o lo que quede de ellas… Bueno pues están enteras y han estado bien cuidadas, después de pelear el precio conseguimos que nos dejen la noche de parking de las tres motos en 150 dirham, unos 15€, no está mal para toda la noche en parking privado jejejeje.

Salimos de la ciudad, dirección Ouarzazate, hoy será todo por carretera secundaria e incluso alguna pista sorpresa. Nos adentramos en la montaña, cada km que hago en este país me enamora más, qué paisajes, se respiera aire puro, ya empezamos a cruzar los pueblos pobres, donde las mujeres van cargadas como vacas desde primera hora del día, los niños andan por la carretera con una especie de mochila vieja, camino a la escuela que suelen estar situadas a las afueras, ya estamos en el verdadero Marruecos.
Casas de barro.
Zonas de rectas interminables y con poca vegetación a los lados, ya nos acercamos a lo que conocemos como desierto.
Ourzazate o el Hollywood Marroquí, aquí están los estudios de cine más grandes del mundo donde se rodaron películas como la de Gladiator. Pasamos de largo, ya que hay poco que ver aquí aparte de viejos escenarios y queremos llegar pronto a Merzouga para poder rodar por las dunas y ver el anochecer desde la cima de una de ellas.
En casi todas las entradas y salidas de pueblos o ciudades hay control policial, control de velocidad que hay incluso que pararse, nosotros por suerte no tenemos problema.
Hora de comer, y volvemos a usar la terraza de algún bar de gasolinera para sacar nuestro banquete, como aquí no se puede consumir alcohol compramos unos refrescos para acompañar el bocadillo de jamón, que para ellos está prohibido pero para nosotros no. Volvemos a la carretera, es la hora de salir del colegio y volvemos a encontrarnos niños, algunos pequeños andando por la carretera camino a casa, algunos saludan y se quedan impresionados al vernos.
Llegamos a Merzouga, el hotel de Ali un buen amigo de Paco, nuestro guía, será donde pasemos la noche, llegamos a las 4 de la tarde, sin descargar ni nada cogemos las motos y nos vamos a las dunas, lo que parecía una diversión se convierte en un suplicio, creíamos que iba a ser fácil pero en el primer tramo de arena quedamos hundidos y atrapados, falta de experiencia, somo novatos en este terreno, después de más de media hora intentando salir, empujando y sudando como pollos volvemos al hotel, descargamos las motos, soltamos todo en las habitaciones, tengo el corazón a mil por hora, que mal lo he pasado con tanta calor y tirando de las motos, una ducha fría, colocamos el bañador y a darnos un baño en la piscina, que placer darnos un baño en mitad del despierto.

Magnífico lugar, quedo enamorado.

Después de un descanso en la piscina ahora toca divertirse sin sorpresas, cambiamos las motos por un quad. Que divertido esta siendo las dunas con los quads. Está cayendo la tarde y subimos a la gran duna para ver la caída del sol, me quedo sin palabras para describir el momento.
Una cena con platos típicos de aquí; de primero sopa bereber (sopa picante con garbanzos, lentejas, fideos y verduras) de segundo Tallin de ternera acompañado de vino español, de postre fruta y todo esto bajo la luz de unas velas en la terraza junto a la piscina.
Un poco de repelente para mosquitos y nos vamos a la cama, ha sido un día increíble.

Desierto de Merzouga.

El país vecino, un gran desconocido. Día 1.

Las 7:00 puerto de Algeciras.

En el día anterior salimos después de la comida desde casa para hacer 316 kms hasta el hotel junto al puerto. En este viaje vamos mi gran amigo Jose, un servidor y otro buen amigo especialista en Marruecos que nos hará de guía, Paco, su primera ruta “larga” en moto, una BMW Gs 1200.
Montamos en el ferry, amarramos bien nuestras monturas y salimos para el país vecino. 45 minutos de ferry y llegamos a Tanger, los trámites en la entrada son muy rápidos y minutos después ya rodamos por este magnífico lugar. Es curioso que estar tan cerca de ellos, pisar su tierra y notar ese enorme cambio, ese olor tan peculiar inunda mi mente. Hoy serán, 580 kms casi todo autovía por la costa hasta Casablanca aunque de vez en cuando dejamos la autopista y nos desviamos para visitar alguna Ciudad costera, como por ejemplo Asila.


Es hora de comer, la terraza de un área de servicio será nuestro salón para el almuerzo, el menú de hoy el mismo que llevaremos durante toda la ruta, embutido español y aceite, eso si, el pan de aquí, de Marruecos que está delicioso. Curioso, por la autovía adelantamos un convoy policial con varias motos, vehículos camuflados y un camión blindado, ¿que transportará? La mente empieza a imaginar, ¿sera un preso peligroso ¿Oro? ¿Alguna obra de arte? esto forma parte de la aventura.
Dejamos la costa para ir adentrándonos en el interior, hoy pasaremos la noche en Marrakech.


Llegamos a la gran ciudad, lo primero que me llama la atención el descontrol tan controlado para ellos, pequeñas motos, coches y carros de caballos se apropian de la ciudad, es un ir y venir continuo por todos los lados, un caos el tráfico.
Los conductores de las motos no llevan casco, continuamente tocan la bocina para que te apartes de su camino, los coches son viejos usan cintas o algún que otro adhesivo para unir las partes deterioradas y los carros de caballos es curioso que ellos tienen prioridad ante cualquier otro vehículo.


En el centro de la ciudad, en una calle sin salida una zona que transmite cuanto menos seguridad, ahí tenemos nuestro hotel o Raid como le llaman aquí, es una vivienda con un patio central una pequeña piscina para refrescarse los días de calor y habitaciones de huéspedes alrededor. Paco duerme en el bajo junto a la piscina y nosotros en la planta de arriba, habitación pequeña pero muy limpia y cómoda. Descargamos las mochilas y decidimos buscar un parking para las motos. Al salir a la calle, tres jóvenes curiosos rodean las motos, intentan vendernos algo de fumar pero después de diez rotundos no, desisten la venta, sin embargo le consultamos por un parking y nos piden que les sigamos. A varias manzanas de allí, una puerta de madera vieja se abre y nos adentramos en un patio, ahí pasarán la noche nuestras motos, esperemos que mañana sigan enteras. Le consultamos el precio y nos piden que no nos preocupemos, mañana hablaríamos, son buenos negociantes eso no cabe duda.


Una refrescante ducha después de un largo día y a disfrutar de Marrakech. Esta ciudad parece un hormiguero, personas, bicicletas y pequeñas motos comparten estas calles tan estrechas sin ningún problema. Llegamos a una gran plaza llamada PLAZA DE YAMAA EL FNA, llena de puestos de comida y la zona con encantadores de serpientes, solo de verlas me entraban escalofríos. Decidimos coger un coche de caballos y que nos paseen por la medina, por un precio de 150 dirham, muy barato si, pero la vuelta fue por donde el cochero quiso, jejejeje.
Después de aguantar a cientos de vendedores en aquella plaza ofreciéndonos su comida (que pesados), decidimos cenar en un pequeño restaurante a pie de plaza, como no tenemos ni idea hacemos caso a Paco y elegimos Kefta, una especie de bolas de carne en salsa de tomate y un huevo encima, no está mal. No podíamos irnos a dormir sin ver la plaza desde una terraza, toda iluminada por la noche una imagen preciosa, mereció la pena pagar por subir a la terraza y ver la gran plaza por la noche.


Nos vamos a dormir.

N2 – ESTRADA PORTUGUESA. Parte #2

Segunda parte de nuestra magnífica ruta por el país vecino, Portugal. Ruta llena de encantos y lugares preciosos. Espectacular!!

#andaluztourbiker #esenciaandalusi #esenciaandalusigourmet #GLSMARTOS #AdventureMenu #adventuremenucz #theshepherd #barcasadelpueblovaldepeñasdejaen #frailes #frailesprivilegiodelanaturaleza

N2 – Estrada Portuguesa. Parte #2

N2 – ESTRADA PORTUGUESA. Parte #1

Primer parte de nuestra magnífica ruta por el país vecino, Portugal. Ruta llena de encantos y lugares preciosos.

@esenciaandalusi @adventuremenu @adventuremenucz @the_shepherd_liquids @barcasadelpueblovaldepeñasdejaen @andaluztourbiker @agencia234gls @frailes @frailesprivilegiodelanaturaleza #andaluztourbiker #esenciaandalusi #esenciaandalusigourmet #GLSMARTOS #AdventureMenu #adventuremenucz #theshepherd #barcasadelpueblovaldepeñasdejaen #frailes #frailesprivilegiodelanaturaleza

Rider Andalucia 2020

Rafael Gonzalez presidente de la Unión Motociclista de la Subbetica:

Sin duda uno de los platos fuertes de este año sera la visita al punto de sellado de la provincia de Jaén, que haremos en la población de FRAILES situada en plena sierra sur.
Una villa donde el agua nace en su mismo corazón y circula por todo su cuerpo en fuentes, veneros y manantiales, en arroyos y riachuelos, la corriente del río, engalanada por sus puentes, separa y une el caserío coronado por la torre del campanario de su iglesia parroquial, desde donde el repiqueteo de las campanas rompe el normal silencio del ambiente. El agua es la esencia de Frailes.
Este Punto de sellado estará regentado por un grupo muy querido en nuestro evento, nuestros amigos Juan y Jose junto a todo su equipo de ANDALUZ TOURBIKER y la colaboración del Exmo Ayto de Frailes, seguro nos preparan una recepción de primera, por su experiencia y saber hacer. www.andaluztourbiker.com

Frailes

La semana pasada anunciábamos que había una sorpresa‼️‼️

Andaluz Tourbiker吝 nació con la idea de potenciar al MOTOTURÍSMO en la Sierra Sur de Jaén️.
Para nosotros es un orgullo llevar la marca Frailes Privilegio de la Naturaleza en todas nuestras aventuras, toda Europa️ en nuestra ruta hasta Cabo Norte conocerá Frailes.
Gracias al ayuntamiento por darnos la oportunidad de ser EMBAJADORES de FRAILES.

http://www.frailes.es

#andaluztourbiker #andaluztourbikercabonorte #andaluztourbikernordkapp20 #AyuntamientoFrailes #Frailes #SierraSur #sierrasurjaen #frailes.es #FrailesPrivilegioaDeLaNaturaleza