El país vecino, un gran desconocido. Día 4

8:30 y salimos de las Gargantas del Dades, dirección Er-Rachidia una zona de pistas nos sorprende, hay muchas obras por la zona del Alto Atlas. No cesan los controles de velocidad, se ha convertido en algo típico de aquí -jejeje–al vernos llegar, nos saludan y nos dan paso (antes de venir me hablaron de que la policía aquí era muy corrupta, que pedían soborno, no es cierto).

Seguimos en el Alto Atlas, seguimos subiendo, arriba del todo me he quedado impresionado, inmensas llanuras, con cabañas de pastores nómadas, ovejas lanudas y algún lago que otro, en el borde de la carretera hay balizas, aquí tiene que nevar bastante o eso pienso yo. En un pequeño puesto ambulante compramos un poco de pan y unas manzanas para comer.
Paco nos lleva a los bosques de cedros en Azrou donde hay unos habitantes muy simpáticos, los monos, al vernos salen a nuestra búsqueda porque saben que traemos comida, para eso compramos las manzanas, para dárselas a los monos. Hoy toca pasar la noche aquí, en Azrou, en una casa en mitad de los manzanos. La casa es regentada por una mujer de unos 50 años muy simpática que hace que durante nuestra estancia no nos falte de nada, incluso tiene alguna cerveza fresca para nosotros, después de varios días sin probar el alcohol, ya apetece.

En la terraza tiene una especie de hamacas que es donde matamos el tiempo charlando antes de irnos a la cama.

64445652_10219888064452563_7860370135473717248_o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: